Vandalismo

Catedral de Santiago
Catedral de Santiago / Turgalicia

El pasado fin de semana hicimos una escapada fugaz a Valladolid. Una de las visitas la bautizaron unos amigos como la de la no catedral. A pesar de que solo se construyó hasta el crucero y le falta una torre, la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Valladolid es imponente. Uno se la queda mirando como se mira todo lo que no se tiene al lado de casa. Cuanto más lejano, más exótico, a lo próximo se acostumbra la mirada. Pensé en eso el fin de semana como ya lo había pensado visitando el Duomo de Milán. Muy posiblemente tenga más fotografías en la catedral de la capital italiana que en la gallega, quien sabe si volveré, pero cada vez que paso por la plaza del Obradoiro veo como sobrevuelan los flashes y termino levantando la cabeza para admirar el gigante hacia el que peregrinan personas de todo el mundo.

Esta imagen grandiosa se interrumpió hoy. Las personas que atravesaron temprano el casco antiguo compostelano se encontraron con unas pintadas absurdas que buscaban disfrazarse de protesta. La más llamativa de todas, por su ubicación, “yo no salí de tu costilla, tú saliste de mi coño” convertía la fachada que esconde la escalinata de la catedral en el folio en blanco de quien no tiene nada relevante que decir.

En la comunicación es tan importante el mensaje como el canal, y la elección del patrimonio de todos para lanzar consignas solo demuestra que la información que se está enviando es lo de menos. No existen diferencias entre escribir “gritaremos hasta quedarnos sin Vox” y pintarrajear una de las figuras de la fachada de las Platerías, como ocurrió el pasado agosto. No se puede ver otra cosa que vandalismo, que un desprecio hacia el legado y la economía de todos. No hace falta disfrazarlo.

3 comentarios sobre “Vandalismo

  1. No se puede esperar nada de quien realiza pintadas en monumentos para lanzar mensajes. Quien utiliza estos medios para hacerse oir no es digno de que le escuchen y sus palabras caen inevitablemente al vacío. Supongo que a estas personas les mueve más la destrucción que lo que puedan transmitir. El vandalismo es su norma y cualquier pretexto es bueno para realizarlo.

    Me gusta

  2. Este tipo de comportamientos no solamente son delictivos, sino que, sobre todo, son de mentes absolutamente incultas. Pretender amparar el vandalismo en un pretendido mensaje es como apagar un fuego con gasolina…una idiotez. Es necesario perseguir estos actos, que cumplan la sanción…y desde luego paguen los daños causados.

    Le gusta a 1 persona

  3. EL MUNDO

    Juicio en Singapur: prisión y azotes con vara a grafiteros alemanes

    Dos grafiteros alemanes de la ciudad de Leipzig serán azotados y encarcelados durante nueve meses por pintar un tren del metro en Singapur.

    Deutsche Leipzig Gefängnis Singapur Prügelstrafe Urteil
    En noviembre pasado, Andreas von Knorre y Elton Hinz, de 22 y 21 años de edad, respectivamente, pintaron con grafiti un tren en un depósito del metro, en el barrio de Bishan, en Singapur. Poco después, fueron detenidos en el aeropuerto de Kuala Lumpur, en Malasia, donde esperaban a bordo de un avión con destino a Australia. Ambos se declararon culpables y dijeron que su delito fue un “error tonto”.

    Su condena fue anunciada este jueves (5/3/2015) por el juez Liew Thiam Leng: nueve meses de prisión y tres golpes de vara. Leng dijo que su castigo es una medida disuasoria en contra del vandalismo. Los azotes se llevarán a cabo con un bastón de caña sobre el trasero desnudo.

    DW RECOMIENDA
    Indonesia rechaza oferta de intercambio de presos australianos
    Esposa de Badawi pide ayuda a Alemania
    Gobierno indonesio ejecutará a prisioneros extranjeros
    “El episodio más oscuro de mi vida”

    Los dos jóvenes lamentaron los hechos. “Este es el episodio más oscuro de mi vida”, dijo von Korre ante la corte. “Estoy enojado conmigo mismo por este acto estúpido.” Hinz, por su parte, prometió “no volver a hacer una cosa así”.

    Las súplicas de los jóvenes pidiendo clemencia, no surtieron efecto. El juez aseguró que “sus delitos estuvieron bien planificados”, y agregó, que sus acciones habían causado interrupciones en el transporte público, ya que el tren tuvo que ser suspendido por un tiempo.

    Los hombres habían ofrecido pagar $4.750 dólares por los gastos de limpieza del tren, pero la oferta fue rechazada por la empresa de transporte público.

    En Singapur, el vandalismo puede llevar a una pena de hasta tres años de prisión, así como de tres a ocho golpes de vara. Los azotes, como medida penitenciaria, son una práctica común en ese país, conocido por sus estrictas normas de limpieza y la nula tolerancia incluso a delitos menores.

    OHA/ CP (dpa, afp, Reuters)

    Non digho nada.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s